Se aprueba el plan de ajuste más grande de la historia del Ayuntamiento de Málaga

20.09.2012 17:00

La junta de gobierno local del Ayuntamiento de Málaga ha aprobado este jueves un plan de ajuste para los años 2013-2020, el cual permitirá que en el año 2017 el Consistorio logre una estabilidad financiera, lo que supone financiarse únicamente con recursos propios a partir de entonces, según ha explicado el alcalde, Francisco de la Torre.

Asimismo, este plan permitirá "seguir garantizando la solvencia" del Ayuntamiento, la prestación de los servicios municipales actuales con "la máxima calidad posible" y el mantenimiento del empleo público. El Consistorio, contando con organismos autónomos y empresas, tiene una plantilla de unos 6.700 trabajadores.

Además, entre los objetivos del plan está llegar a la estabilidad financiera en 2017 y "sostener e, incluso, mejorar" los plazos de pago a proveedores, que, a juicio de De la Torre, "es una contribución de la que nos sentimos orgullosos para el mantenimiento del empleo y del tejido empresarial". 

Sobre la estabilidad financiera, ha apuntado que "ahora mismo no se tiene y vamos a ir consiguiéndola hacia el año 2017". Así, ha destacado durante la rueda de prensa que "tenemos que acostumbrarnos a que cada año que tengamos remanente no utilizarlo". 

De este modo, el Ayuntamiento tiene que realizar un superávit presupuestario "que permita estabilizar una cantidad de 160 millones de euros", lo que se consigue a través de un excedente o superávit en cada año --cinco en total-- de unos 38 millones, ha precisado De la Torre.

DEUDA PÚBLICA

Asimismo, entre otros de los objetivos del plan presentado está el alcanzar el objetivo de deuda pública fijado por el Gobierno para las corporaciones locales en un 75 por ciento de los ingresos en 2020 por lo que tendrá que rebajarse a esa cifra del actual 147,9 por ciento, que incluye préstamos hipotecarios del Instituto Municipal de la Vivienda y la deuda que tiene contraída con el estado.

Al respecto, el regidor ha explicado que, tal y como establece la Ley de Presupuestos del año 2012, al adoptar el citado plan el Ayuntamiento va a poder devolver en nueve años --aunque ya ha pasado uno-- en lugar de en cinco las cantidades que la Participación de Ingresos del Estado dio de más a los consistorios españoles en los años 2008-2009, que en el caso de Málaga son unos 65 millones de euros.

El plan es "exigencia legal, pero es bueno hacerlo", ha apuntado el alcalde de la capital, al tiempo que ha añadido que permitirá "tener los años de más en la devolución al Gobierno y a nosotros estar en la senda de estabilidad". 

PERSONAL

Ha incidido, asimismo, en que no habrá despidos en la plantilla, por lo que el Ayuntamiento se compromete a no realizar regulaciones de empleo ni prescindir de interinos. No obstante, "queda paralizada la cobertura de vacantes; se amortizan 50 plazas en 2013, en parte, como consecuencia del incremento de jornada laboral, se facilita "al máximo" la movilidad entre departamentos municipales y se intensifica el control del absentismo para que permanezca por debajo del cinco por ciento. 

También De la Torre ha señalado que "no hay incidencia sobre los conceptos salariales de carácter básico, sino sobre variables --productividad, horas extras, festividad, turnicidad, nocturnidad--, que se reducen un 10 por ciento, y prestaciones sociales --sanitarias, gratificaciones, premios y ayudas--, que se ajustan un 50 por ciento, manteniéndose el seguro médico, de vida e invalidez, la ayuda familiar y la prestación por discapacidad.

PLAN

En concreto, el citado plan de ajuste se aplicará en el Ayuntamiento, en sus organismos autónomos y en las empresas que tengan ingresos de mercado que no superen la mitad de su presupuesto, es decir, que dependan en más del 50 por ciento del presupuesto municipal --todas menos la Sociedad Municipal de Viviendas (EMV), Empresa Malagueña de Transportes (EMT), Emasa, Parcemasa y Deportes y Eventos--.

El regidor malagueño, que ha estado acompañado por la concejala de Economía, María del Mar Martín Rojo, y por el portavoz del equipo de gobierno, Diego Maldonado; ha señalado que las previsiones del plan, que entrará en vigor en 2013, constituyen la base de todas las proyecciones presupuestarias y financieras hasta 2020. Además, incluye medidas en materia de personal y contención del gasto que afectará a la totalidad de la estructura municipal

"Todo se hace en un escenario conservador e, incluso, planteado en una situación adversa, como la que hay actualmente y poder generar un superávit y lograr la estabilidad presupuestaria", ha precisado De la Torre, incidiendo en que se ha realizado el plan teniendo en cuenta previsiones económicas como ingresos propios "que van a continuar en la línea de la moderación fiscal", transferencias del Estado, que crecerán en función del comportamiento del PIB y transferencias de la Junta de Andalucía, conforme al calendario previsto.

Asimismo, se plantea una reducción de los gastos de personal mediante la congelación salarial de los empleados públicos o lo que dispongan las leyes de Presupuestos del Estado; y contención del gasto corriente, "exceptuando siempre las partidas relativas a políticas sociales y empleo --IMFE y Promálaga-- y las relacionadas con los tres ejes estratégicos de la ciudad: turismo, cultura y tecnología".

De la Torre ha explicado que los nuevos programas europeos, el desarrollo del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) o los convenios con distintas administraciones, entre otros, sumarán recursos que no están incluidos en el plan, "por construirse éste a partir del escenario más conservador".

Por otro lado, en relación con las inversiones pendientes de ejecución, "se hará un examen y revisión de las mismas e incluso, si fuera necesario, se reasignarán cantidades a nuevas necesidades". 

El criterio del Gobierno para diagnosticar inestabilidad, ha explicado, incluye inversiones programadas en años anteriores no finalizadas, aunque ya estén en marcha, que en el caso del Ayuntamiento ascienden a 115 millones de euros. Además, se computa a efectos de inestabilidad el remanente de 2011 dispuesto este año --18,4 millones-- y 26 millones --de 2011--. 

SOLVENCIA

De la Torre, por otro lado, ha subrayado que la gestión municipal llevada a cabo en estos años de crisis es "solvente", que, como ha añadido, "ha permitido disponer de tesorería, y por tanto ser puntuales en los pagos, que es fundamental". Así, ha recordado que el Ayuntamiento no tuvo que acogerse en marzo al plan de pago a proveedores puesto en marcha por el Gobierno.

Ha añadido que esa solvencia "ha sido determinante" para minimizar la presión fiscal --subida cero en 2010 y 2011 y revisión con el IPC en 2009 y 2012--, medida que "ha permitido dejar en los bolsillos de los malagueños bastante más de 100 millones de euros en la suma de estos años".

En este punto, el regidor ha recordado que este plan de ajuste es continuación de las medidas de austeridad y contención del gasto corriente que se adoptaron desde el año 2008 en forma sucesiva y que se han ido reflejando en los cuatro presupuestos municipales últimos, "que han supuesto reducción de sueldos de concejales y directivos, gasto protocolario, coches oficiales, material de oficina, electricidad, teléfono, etcétera". 

"Siguiendo el camino de lo que ya hemos ahorrado en gasto corriente, se reducirán aún más los consumos, además de centralizarse compras para abaratar las unidades", ha recordado. 

Una vez aprobado por la junta de gobierno local, el plan irá al pleno del próximo jueves 27 de septiembre para su aprobación y posterior remisión al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.