Una docena de carreteras secundarias afectadas por piedras, caída de árboles y acumulación de barro

28.11.2014 16:56
La Diputación de Málaga, a través de la Delegación de Fomento y Atención al Municipio, está trabajando en el mantenimiento y limpieza de carreteras afectadas por el temporal de lluvia y viento en la provincia. Se han tenido que retirar piedras y árboles y ha habido desprendimientos.

En la comarca de la Axarquía se han detectado en las últimas horas arrastres de los arroyos en la calzada de la MA-3113, de El Trapiche a Benamargosa, así como acumulación de barro y desprendimientos. Estos problemas también se dan en la MA-3111 (Comares) y la MA-3116 (Iznate). El área de Vías y Obras ya ha culminado los trabajos y estas carreteras están en condiciones de paso normal.

En el Valle del Guadalhorce ya se ha retirado el barro de la carretera MA-5402 (Cañete la Real) y las piedras que han caído en el firme de la MA-3402 (subida a Almogía). Además, Vías y Obras ha procedido a limpiar los desprendimientos en la MA-5402 (Ardales) y en la MA-5403 (carretera de El Chorro).

Actualmente, según han indicado desde la Diputación, el problema principal es la caída de un cable de Endesa en la calzada de la MA-3101 (pantano del Agujero-Venta del Túnel-Casabermeja). Los bomberos han levantado provisionalmente el cable y se ha contactado con la compañía para que se hagan cargo de la resolución del problema.

En la Serranía de Ronda, desde este pasado jueves se están retirando piedras de la calzada en las carreteras de Genalguacil (MA-8302) y Jubrique (MA-8301). También se ha retirado árboles caídos y ha habido desprendimientos en las carreteras MA-7401 (La Indiana) y en la MA-8307 (Jimera de Líbar). En la comarca Norte-Antequera no se han registrado incidencias de importancia, han puntualizado.

Por su parte, el Consorcio Provincial de Bomberos (CPB) ha intervenido esta madrugada en Antequera, Alhaurín el Grande y Vélez Málaga, sobre todo para retirar árboles con peligro de caída o caídos en la calle. También se han atendido sendos incendios en cuadros eléctricos.

Servicio de Emergencias 112 Andalucía

Málaga ha resultado afectada con 28 incidencias, pues toda la provincia ha estado esta noche en aviso naranja por lluvias y viento.

    Entre las incidencias más destacadas figura la registrada las 6.55 horas de hoy en Estepona, cuando un conductor dio aviso de que su coche había quedado atrapado en el río La Cala, en el Camino de los Molinos. Hasta el lugar se desplazaron los Bomberos que comprobaron que el conductor había podido salir por sus propios medios y se encontraba en perfecto estado.

    De la provincia malagueña se han recibido además 28 avisos procedentes de distintos municipios como Churriana, Casares, Estepona, Frigiliana, Málaga, Marbella, Rincón de la Victoria, Torre del Mar, Torrox y Vélez Málaga.     

    A esta hora, se han desactivado todos los avisos naranjas, que han finalizado a las 9.00 horas de la mañana. En cualquier caso, la Agencia Estatal de Meteorología mantiene el aviso amarillo para las provincias de Sevilla, Córdoba, Cádiz y Málaga por lluvias y tormentas.

Recomendaciones por lluvias y tormentas

Desde el servicio de Emergencias 112 Andalucía se recomienda una serie medidas de prevención para disminuir los riegos y contribuir a la seguridad de la población.
   

    En primer lugar, el Teléfono Único de Emergencias aconseja a los ciudadanos mantener la calma y permanecer atentos a las indicaciones de la Agencia Estatal de Meteorología, Protección Civil, las autoridades u organismos intervinientes, transmitidas a través de sus efectivos desplazados al lugar o de los medios de comunicación.

    En caso de fuertes precipitaciones por lluvias, se aconseja retirar del exterior de las casas todos aquellos muebles y objetos que puedan ser arrastrados por las lluvias para evitar accidentes, así como  desconectar todos los aparatos eléctricos de la vivienda.

    Igualmente, no se debe acampar ni estacionar vehículos en los cauces secos de los ríos o arroyos o en las orillas de éstos. De este modo, se evita que el ciudadano pueda verse sorprendido por una súbita crecida de agua o una riada.

    Por lo que respecta a las personas que viajen en vehículos, se les recomienda extremar la precaución, respetar en todo momento las normas de circulación, y mantenerse en todo momento informadas de la situación a través del teléfono 112 o las emisoras de radio.

    En caso de que el conductor se vea sorprendido en el interior del vehículo por una lluvia torrencial y agua empiece a subir de nivel en la carretera o el vehículo se quede atascado, los ocupantes del vehículo deben prepararse para abandonar el coche y dirigirse a zonas más altas.

    Asimismo, si al cruzar una corriente con el automóvil el agua sobrepasa el eje del vehículo debe también abandonar el lugar sin pérdida de tiempo y trasladarse a un lugar más alto. Si el vehículo está sumergiéndose en el agua y los ocupantes encuentran dificultades para abrir la puerta, deben salir por las ventanillas lo más rápido posible y dirigirse a un lugar seguro.

    Si se encontrara con una balsa de agua, debe atravesarla con velocidad corta y avanzando muy despacio para que el agua no salpique el motor y pueda pararlo. A posteriori, es recomendable comprobar el buen funcionamiento de los frenos.

    No es aconsejable, aunque conozca perfectamente su trazado, avanzar con su vehículo por una carretera inundada o cruzar un puente oculto por las aguas. La fuerza de la corriente podría arrastrar el vehículo. Además, se debe evitar viajar de noche, dado que es en estas horas los peligros son más difíciles de detectar.